PREMIO JUAN MANUEL GÓMEZ SERRANO

Juan Manuel Gómez Serrano, nacido en Jauja (Córdoba) en 1928, fue una persona con una extraordinaria e intensa vida.

Su brillante trayectoria comienza a los 18 años cuando se trasladó a Antequera en busca de un futuro mejor, donde fue prosperando en distintos trabajos gracias a su capacidad para gestionar tareas administrativas y financieras. Y donde comenzó su familia cuando se casó con su novia del pueblo, de toda la vida, Patrocinio Gómez, a la edad de 25 años.

Emprendedor por naturaleza, creó con mucho esfuerzo junto a su querida esposa la semilla de una gran empresa y una gran familia que por desgracia, debido a su prematura muerte, no pudo ver completamente desarrolladas. Gracias al profundo amor que Patro le tenía, ninguno de sus más allegados, cuatro hijos y nueras, doce nietos y cuatro bisnietos, olvidan los recuerdos que ella les transmitió durante toda su vida.

Hace ya más de sesenta años, Juan Manuel creó la empresa Almacenes Gómez Serrano, que se convirtió en el germen de lo que a día de hoy es parte de un gran holding empresarial a nivel nacional. En sus inicios, se trataba de un negocio de distribución que abastecía a bares, restaurantes y tiendas de Antequera y su comarca.

Cuando el matrimonio comenzaba a saborear el inicio del éxito, una fulminante enfermedad acabó con la vida de Juan Manuel con tan solo 53 años. Una gran tristeza se apoderó de toda la familia y amigos.

Sus hijos, Rafael, Juan Carlos, Epi y Esteban se incorporaron a la empresa y desde entonces han seguido trabajando en su crecimiento hasta que en 1997 se inició un proceso de fusión con Mercadona de la que hoy en día sus herederos son accionistas y su hijo Rafael ocupa un puesto en el Consejo de Administración de Mercadona, S. A.

A pesar de que él no pudo disfrutar de ver la evolución y desarrollo de la empresa que creó, su recuerdo ha pervivido entre los suyos y entre muchos amigos y conocidos de Antequera. En su honor se editó un libro de su amigo el escritor y abogado Juan Alcaide de la Vega “Paseos por Antequera”, donde se recogen recuerdos de ambos paseando por sus calles.

Siempre fue una persona muy generosa, afable y alegre. Trabajador incansable y experto en relaciones públicas. Fue además uno de los pioneros e impulsadores de la Asociación del Comercio en Antequera, de los concursos de Hípica y de Clubs sociales como El Puente.

En su día a día siempre destacó la admiración y cercanía que profesaba por las fuerzas del orden público. Por eso sus descendientes, dentro de su proyecto de colaboración filantrópica con la ciudad de Antequera, han decidido instaurar estos premios para agradecer y reconocer a los profesionales de la seguridad y protección de su ciudad. Una forma más de mantener vivo el recuerdo de su valía como persona y empresario.